J.K. Franko

J.K. Franko nació y creció en Texas en una época en la que lo que realmente quería hacer en la vida -escribir y hacer cine- no se consideraba un trabajo legítimo. Sus padres cubano-americanos creían que sólo había tres carreras aceptables para un niño varón: médico, abogado y arquitecto.

Después de un desastroso primer año de universidad de pre-médico, terminó obteniendo una licenciatura en filosofía (no aceptable), y luego fue a la escuela de derecho (salvando el nombre de la familia).

Franko estaba en la revista de derecho. Su trabajo fue citado por los tribunales, y fue reconocido en la lista «Worth Reading» del National Law Journal, que para el derecho es el equivalente a una reseña de primera en el New York Times.

Mientras ascendía en el escalafón de los grandes bufetes, Franko también publicó un libro de no ficción y varios artículos.

Tras diez años como abogado, decidió que el derecho y la vida familiar no eran compatibles. Volvió a la universidad, donde obtuvo un MBA, y más tarde un doctorado, cruzando la línea de lo bien educado a lo sobreeducado en el cambio de siglo.

Dejó la abogacía para dedicarse a la empresa, con largas estancias en Europa y Asia.

Fue su mujer quien le empujó a escribir novelas. Y, tras miles de horas de escritura y siete u ocho abortos literarios a lo largo de dieciocho años, completó su primer libro, lanzando finalmente su carrera como escritor de ficción.

Irónicamente, aunque empezó a escribir ficción antes de que nacieran sus tres hijos, todos tenían edad suficiente para ver y recordar el lanzamiento del primer libro de su padre.

J.K. Franko vive ahora con su mujer y sus hijos en el sur de Florida con sus cuatro perros y un gato.

 

Entrevista exclusiva en Londres (en inglés)

 

Entrevista exclusiva (se abre en una nueva ventana)